La hipertensión es otro término usado para describir la presión arterial alta.

La presión arterial alta puede provocar:

  • Accidente cerebrovascular.
  • Ataque cardíaco.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Enfermedad renal.
  • Muerte prematura.

Usted es más propenso a tener presión arterial alta a medida que envejece. Esto se debe a que los vasos sanguíneos se vuelven más rígidos con la edad. Cuando esto ocurre, su presión arterial se eleva.

¿Cuándo es la presión arterial una preocupación?

Si su presión arterial está alta, necesita bajarla y mantenerla bajo control. La lectura de la presión arterial tiene dos números. Uno o ambos números pueden estar demasiado altos. (Nota: estos números aplican para las personas que no están tomando medicamentos para la presión arterial y que no están enfermas).

  • La presión normal es menor a 130/85.
  • La presión es limítrofe entre 130-139/ 80-89.
  • Se comienza a considerar hipertensión arterial cuando es mayor/igual  a 140/99 y es allí donde se realizan ajustes de cambio del estilo de vida.

Si tiene problemas cardíacos o renales, o tuvo un accidente cerebrovascular, es posible que su médico desee que su presión arterial sea incluso menor que la de las personas que no tienen estas afecciones.

Medicamentos para la presión arterial

Muchos medicamentos pueden ayudarlo a controlar la presión arterial. Su médico:

  • Recetará los medicamentos más adecuados para usted.
  • Vigilará los medicamentos.
  • Hará cambios si los necesita.

Los adultos mayores tienden a tomar más medicamentos y esto los pone en mayor riesgo de efectos secundarios perjudiciales. Un efecto secundario de los medicamentos para la presión arterial es un aumento en el riesgo de caídas. En el tratamiento de los adultos mayores, los objetivos de la presión arterial deben equilibrarse contra los efectos secundarios del medicamento.

Dieta, ejercicio y otros cambios en el estilo de vida

Además de tomar el medicamento, usted puede tomar muchas medidas para ayudar a controlar la presión arterial. Algunas de estas incluyen:

  • Reducir la cantidad de sodio (sal) que consume. Procure que sean menos de 1,500 mg por día.
  • Reducir la cantidad de alcohol que toma, no más de 1 trago al día para las mujeres y 2 para los hombres.
  • Consumir una dieta saludable para el corazón que incluya las cantidades recomendadas de potasio y fibra.
  • Tomar mucha agua.
  • Permanecer en un peso corporal saludable. Encuentre un programa para bajar de peso, si lo necesita.
  • Hacer ejercicio de manera regular. Realice por lo menos 40 minutos de ejercicio aeróbico de moderado a vigoroso, ejercítese por lo menos de 3 a 4 días a la semana.
  • Reducir el estrés. Trate de evitar las situaciones que le causan estrés y pruebe con meditación o yoga para desestresarse.
  • Si fuma, dejar de hacerlo. Busque un programa que lo ayude a dejar de fumar.

El cardiólogo puede ayudarlo a encontrar programas para bajar de peso, dejar de fumar y hacer ejercicio. También puede conseguir una remisión de su médico a un nutricionista. El nutricionista puede ayudarlo a planear una dieta que sea saludable para usted.

Conozca su presión arterial

Su presión arterial puede medirse en muchos lugares, por ejemplo:

  • El hogar.
  • El consultorio de su médico.
  • Algunas farmacias.

El cardiólogo puede solicitarle que lleve un registro de su presión arterial en el hogar. Cerciórese de conseguir un dispositivo casero que ajuste bien y de buena calidad. Es mejor tener uno con un manguito para su brazo y lectura digital. Practique con su médico para constatar que esté tomando la presión arterial correctamente.

Es normal que su presión arterial sea diferente en distintos momentos del día.

A menudo es más alta cuando usted está en el trabajo. Baja ligeramente cuando usted está en casa. Generalmente es más baja cuando está durmiendo.

Es normal que su presión arterial aumente repentinamente cuando se despierta. En personas con presión arterial muy alta, este es el momento cuando están en mayor riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

Control

El médico le practicará un examen físico y verificará su presión arterial con frecuencia. Con su doctor, establezca una meta para su presión arterial.

Si usted vigila su presión arterial en casa, mantenga un registro escrito. Lleve los resultados a la consulta clínica.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame al proveedor si su presión arterial está muy por encima de su rango normal.

Llame igualmente si tiene cualquiera de estos síntomas:

  • Dolor de cabeza intenso.
  • Pulso o latidos cardíacos irregulares.
  • Dolor torácico.
  • Sudoración.
  • Náuseas o vómitos.
  • Dificultad para respirar.
  • Vértigo o mareo.
  • Dolor u hormigueo en el cuello, la mandíbula, el hombro o los brazos.
  • Entumecimiento o debilidad en el cuerpo.
  • Desmayo.
  • Problemas para ver.
  • Confusión.
  • Dificultad para hablar.
  • Otros efectos secundarios que usted piensa que podrían ser a raíz del medicamento o su presión arterial.

 

Fuente: MedlinePlus

Solicite Turno

Abrir chat
1
¡Hola! ¿Cómo podemos ayudarte?